Palabras de Francisco José Suñer

Francisco José Suñer Iglesias (España) es el histórico administrador de El Sitio de Ciencia Ficción, uno de los más prestigiosos portales en idioma español dedicados a la difusión del género.  Por décadas, ya, Francisco se ha dedicado incansablemente a dirigir este proyecto, en el que yo mismo he participado publicando cuentos y artículos.

Francisco ha tenido la gentileza de reseñar mi novela, palabras que ofrezco a continuación:

Cuando se embarca a la humanidad en una guerra contra una raza alienígena suele ser porque ambas potencias se han encontrado en el punto justo en el que sus ambiciones expansionistas chocan, ya sea en igualdad de condiciones, ya sea porque unos u otros demuestran más músculo y ejercen de invasores.
Pero lo que no es tan frecuente, es que la guerra sea por causas altruistas. En efecto, en EL ÚLTIMO HORIZONTE DE LA NOCHE la humanidad ha dado cobijo a un nutrido grupo de mawam, una raza alienígena, que si bien dispone de la tecnología suficiente como para realizar viajes espaciales, resulta tener una organización social un tanto caótica. Pero hay más, son los anfitriones de los xenebos, que los utilizan como “recipientes”. Huelga decir lo valiosos que son los mawam para los xenebos, de modo que estos se los reclaman a los terrestres que se niegan a entregarlos… y el desastre está servido.
Tras una desastrosa guerra el Espacio de la Humanidad queda roto y disgregado, todavía sujeto al dominio xenebos que insiste en su empeño de encontrar a los mawan desaparecidos, hasta que, sorpresivamente, se repliegan sin dar mayor explicación. Es entonces cuando hábiles comerciantes como Viktor Vasilyevyck y su amante Sumalee Luang, veteranos de guerra como Joel Quizaro o líderes revolucionarios como Leonard Hiranandani, intentan reconstruir sus vidas y dar de nuevo a la humanidad un papel significativo entre las razas que, además de mawam y xenebos, han encontrado a lo largo de su expansión.
Las vicisitudes de los personajes hasta llegar al punto que nos relata la novela, las tortuosas relaciones entre ellos, sus planes, tanto ocultos como los muy evidentes, la interacción con alienígenas de toda clase, dan lugar a un complejo marco donde tiene cabida todos aquellos elementos que espera el lector de ciencia-ficción, viajes saltando de estrella en estrella, alienígenas asombrosos, tecnología casi mágica, retorcidas conspiraciones políticas, todo ello a buen ritmo y sin que haya lugar para el aburrimiento.

Francisco José Suñer Iglesias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s