Tercera Sesión del Ciclo de Lecturas del Primer Encuentro Internacional de Literatura Fantástica y de Ciencia Ficción (Chile, 2017).

Esta tercera sesión del ciclo de lectura fue moderada por Alfredo Corrales, representante del directorio de la Corporación Letras de Chile, quien, por supuesto tuvo a su cargo la presentación de los escritores que participarían en esta ocasión.

Catalina Salem, autora de la saga Capriana, fue la primera en intervenir y lo hizo partiendo con una breve introducción al universo donde se desarrollan sus historias, llamado Ástur. En Ástur se entremezcla una geografía y un paisaje propios del sur de Chile con un ambiente medieval, de castillos y caballeros. Se agradece que la autora haya dedicado unos minutos a explicar aquello antes de iniciar su lectura, un capítulo del segundo tomo de su saga. Es claro que Catalina Salem desarrolla una historia de carácter épico, en su forma más clásica, con una prosa elegante y vigorosa, pero al mismo tiempo, cálida y llena de colores; ella sabe la historia que quiere contar y como contarla, y lo hace con riguroso entusiasmo. Uno como lector, o en este caso, oyente, termina dejándose llevar por el relato, seguro y confiado en las habilidades narrativas de quien nos conduce en aquel viaje.

El segundo turno fue para Martin Muñoz Kaiser, autor de varias obras, pero entre las que destaca, como obra de fantasía, “El Martillo de Pillán”. Muñoz Kaiser nos ofreció su cuento “Mocha”, donde nos maravilló con imágenes vívidas y poderosas; palabras, frases y párrafos precisos, con un destacado manejo del vocabulario, y que resultan en una formidable exposición y rescate del imaginario de los pueblos originarios. “Mocha” es un relato profundo, lleno de referencias ancestrales y donde la magia brota y fluye a borbotones. Y el autor demuestra no solo excelencia en su oficio de narrador, sino que también un dedicado trabajo de documentación e investigación sobre la cosmogonía mapuche.

José Luis Flores fue el encargado de cerrar está tercera sesión, también con un cuento. Flores despliega un estilo confiado, divertido, incluso irónico, para contar una especial historia de amor, que con otra pluma menos experimentada habría resultado quizás en una tosca y bizarra parodia, pero que en las suyas se convierte en un relato maravilloso donde el lector es arrastrado poco a poco desde la cotidianidad más mundana hacia una realidad delirante. Una verdadera clase de lo que implica el pacto de suspensión de la incredulidad entre el escritor y el lector cuando es llevado, exitosamente, hasta el extremo.

Así, en esta primera sesión dedicada a la fantasía, porque las anteriores habían sido de ciencia ficción, pudimos apreciar tres de los linajes (por usar una palabra del contexto) del género. Primero la fantasía heroica clásica, la de espadas y objetos de poder mágico, por parte de Catalina Salem. Luego, Martin Muñoz Kaiser con una fantasía de carácter mitológico, enraizada en las tradiciones del Chile precolombino. Y finalmente José Luis Flores y la fantasía pura, la que se disfraza de realismo, pero que con sutileza se va revelando como algo totalmente ajeno.

 

En la imagen, de izquierda a derecha: Alfredo Corrales, José Luis Flores, Martín Muñoz Kaiser y Catalina Salem.

 

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s