La Biología de Esmeralda

Esta es una continuación del artículo previo “Construyendo Esmeralda“.

Esmeralda presenta una biología basada en el ADN y su código genético es semejante en un 90% al que se observa en los organismos que evolucionaron en la Tierra. Hay evidencias fósiles de actividad bacteriana que se remonta a unos 3.800 millones de años y de organismos pluricelulares menos de mil millones de años después. No obstante distintas catástrofes a nivel planetario parecen haber impedido el desarrollo de heterótrofos de características similares a las de los animales.

En cambio en los lagos y ríos han proliferado distintos grupos de organismos microscópicos unicelulares y de algas. Por ejemplo, un tipo de alga denominada kurnu es especialmente abundante en zonas pantanosas tropicales. Posee tallos ramificados de gran longitud, de los que se extiende un amplio y denso follaje acuático que puede cubrir decenas de metros cuadrados por planta.

Sin embargo el grupo de organismos más característico de Esmeralda son los del reino llamado metamolia, formado por organismos pluricelulares con pared celular de polisacáridos, heterótrofos y que se nutren por absorción de nutrientes. Existen tres divisiones importantes, los mucilagos, los vermiformes y los megalíquenes.

Los mucilagos son organismos coloniales acuáticos que usan rocas y fondos lodosos como sustrato, formando amplias láminas con colores donde predominan el blanco y el amarillo. Es claro que a partir de este grupo primordial surgen los otros dos tipo de metamolios.

2122709393_ca90a4bd33Los vermiformes han perdido buena parte de su pared celular y han adoptado una forma semejante a la de gusanos que habitan dentro de conchas de silicato. Generación tras generación estas conchas se van acumulando hasta formar enormes montículos que se elevan sobre la superficie de los lagos.

Pero sin duda tipo de vida predominante en Esmeralda son los megalíquenes. En realidad corresponden a una asociación simbiótica entre algas y este último grupo de metamolias y que permite a ambos vivir en tierra firme. Los megalíquenes pueden alcanzar centenares de metros de altura, con gruesos troncos soportando sus amplias copas. Los bosques de megalíquenes son especialmente abundantes en las regiones subtropicales y templadas del planeta.

Image credits: (1)PHOTO FUN/Shutterstock. (2)PHOTO FUN/Shutterstock.

Licencia Creative Commons
El Último Horizonte de la Noche por Rodrigo Juri se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en rodjuri.wordpress.com.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s